CIUDAD CERTIFICADA 2024
Tandil y su economía del conocimiento. Un modelo a seguir y replicar en todo el país

El desarrollo de esta ciudad permite la plena actividad de más de 200 mil profesionales desarrollando diferentes profesiones tecnológicas. Desde desarrollo de software, servicios informáticos, telemedicina, e-learning a servicios vinculados con el sector agrícola y agropecuario.

Tandil es una ciudad ubicada en el centro-este de la provincia de Buenos Aires, en Argentina. En los últimos quince años desarrolló un ecosistema en torno de la economía del conocimiento. Hoy es un modelo a seguir en todo el país. 

La clave para que esto ocurra fue la cooperación entre el sector público, privado y académico. Esto fomentó la creación y desarrollo de empresas y organismos de base tecnológica que generaron la atracción y retención del talento científico tecnológico.

Marcela Pretantonio, Secretaria de Desarrollo Productivo y Relaciones Internacionales de la  Municipalidad de Tandil, dice: “Ha sido tan alto el impacto que generó la economía del conocimiento en la ciudad, que hoy atraviesa todos los sectores económicos”. 

La educación, el puntapié de la transformación

La Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (UNICEN) sembró la semilla al potenciar sus carreras orientadas a la industria del conocimiento. Veinte años después hay más de 1100 jóvenes inscriptos para cursar la carrera de Ciencias Exactas. 

En la actualidad la institución recibe a 8 mil estudiantes, en carreras como Ingeniería en Sistemas. Esta pasó de tener siete egresados en 2020, a 20 egresados en 2023, muchos de ellos trabajan en relación de dependencia, emprendiendo o son freelancers. 

Desde el municipio se acompañó esta propuesta sumando otras para brindar las herramientas necesarias para fomentar y potenciar la empleabilidad de las personas, con una oferta educativa acorde a las necesidades de los sectores productivos. 

En esa línea se creó  Escuela de Talentos, con el fin de cubrir una demanda de los diferentes sectores de la ciudad que fueran incorporando más mano de obra y, también de aquellos que trabajan por cuenta propia para mejorar sus servicios y productos.

Tandil
Instalaciones de la Escuela de Talentos. Imagen: Municipalidad de Tandil.

Para desarrollar un ecosistema en torno a la economía del conocimiento, Pretantonio explica que fue necesario “generar metodologías que permitan que el ecosistema funcione priorizando los consensos y no los disensos de los actores partícipes”. 

“Siempre es un desafío permanente esta construcción colectiva de buscar identificar una mirada común. Cada territorio tiene sus dinámicas, sus actores, sus sujetos y desde ahí construye las bases para su proyección”, comenta la funcionaria. 

La Secretaria de Desarrollo Productivo y Relaciones Internacionales del municipio agrega que para detonar estas acciones “la normativa es sumamente importante y ordenadora” pero hay que seguir trabajando en leyes que amparen estas políticas. 

 Polo Tecnológico de Tandil, un caso de éxito

La Cámara de Empresas del Polo Informático de Tandil (CEPIT) se creó en 2010 por un grupo de empresas de software de Tandil, con el propósito de potenciar el ecosistema innovador a través de la vinculación entre el sector público, privado y el académico. 

El espacio contaba con 15 empresas y al día de hoy ya son más de 50. Junto a sus dos socios estratégicos (el municipio y la universidad) fomentan el desarrollo de soluciones locales con tecnología, e impulsan nuevas fuentes de trabajo en la ciudad. 

En la actualidad, la economía del conocimiento es el cuarto complejo exportador de la Argentina después del sojero, cerealero y automotriz. En esa línea la CEPIT estima que el 70% de lo que producen sus empresas se exporta a mercados de todo el mundo.

Tandil
Conversaciones en el marco de FLAMA. Imagen: Municipalidad de Tandil.

Flama, un lugar que condensa todas estas experiencias

Para compartir proyectos inspiradores en torno a la economía del conocimiento, la Municipalidad de Tandil junto a la CEPIT, la UNICEN y algunas empresas locales crearon FLAMA. Un evento que ofrece capacitaciones, conferencias y muestras de todo tipo.

Todas estas acciones que partieron del Plan Estratégico del Software y la Biotecnología. Diseñado por estos tres sectores, que son hasta el día de hoy la hoja de ruta del ecosistema emprendedor, que hoy escribe el presente y el futuro de Tandil, una ciudad modelo. 

La exportación de tecnología les demanda estar un paso adelante. La funcionaria Pretantonio cuenta que en la ciudad ya se está hablando de nanotecnología, biotecnología y el efecto de la Inteligencia Artificial en la economía local.

“Estamos detrás de las pistas de transformación que van apareciendo para poder adelantarnos y pensar  en cómo incorporarlas. Y cómo eso puede impactar en nuestro ecosistema”, concluye la Secretaria de Desarrollo Productivo y Relaciones Internacionales de la  Municipalidad de Tandil.

Imagen principal: Municipalidad de Tandil.